Vamos al cine

El cine no pasa de moda, muchos fatalistas dicen que ya está a punto de morir porque ahora todas las películas que quieras están en internet o puedes verlas en casa, pero yo no lo creo, es una falacia. Todos vamos de vez en cuando al cine, siempre es de las primeras opciones cuando quieres salir con alguien (seguro por lo oscuro cochinotes).

Pero la verdad no siempre son LA opción, hay de todo y tu experiencia siempre depende del destino, porque sin importar la cadena de cine, el horario, lugar o película, pueden pasar muchas cosas, desde eructos, hasta propuestas de matrimonio.

 Hay muchas experiencias horribles que te pueden suceder en el cine y es que se trata de toda un suceso, porque ir a ver una película involucra convivir con otras ochenta y tantas personas y compartir el espacio, el aire y LA ATMÓSFERA.

el preámbulo

Lo que mas me choca es hacer fila para todo, primero los boletos, donde la chica del mostrador te dice todo tan rápido que ni entiendes, generalmente cuando a mí me pregunta: “¿Para qué función?” Ya ni sé qué película quería ver… Es muy vergonzoso.

Después una fila inmensa para las palomitas, porque la tradición de comer en el cine nunca se acaba, no importa si llegas cinco minutos  o una hora antes de la función, siempre habrá la misma cantidad de gente en la fila, además es un pedo cargar la charola, las palomitas SIEMPRE se caen, es un crimen, en esas palomitas que se caen del recipiente cuando quieres ponerlo sobre tu charola, seguro después se las venden al siguiente.

Homero con sus palomitas...

Yo cuando voy a cine…

dos horas de tortura

Cuando al fin llegas a la sala, antes debías elegir tu asiento favorito o correr para que el otro cliente, que había visto el mismo espacio que tú, no te lo ganara. Ahora con el ineficiente sistema de enumerar cada asiento, vas buscando tu lugar viendo fila por fila en medio de la oscuridad, llegas con miles de trabajos sin pisar a nadie y te topas con que ya hay alguien ocupando tu lugar, alguien a quien pides que se mueva y sólo te responde: “¿De veras te quieres sentar aquí? ¿Qué te parece si mejor te sientas dos lugares más allá y si llega el ocupan de de ahí me quito?… ” Yo sólo quiero responder que no me chingue

No hay manera de que te escapes, durante la película, no falta al que le suena el celular y contesta: “¿Qué pasó? Estoy en el cine… estoy en el cine, al rato te hablo, si, estoy en el cine.” Pero para cuando cuelga ya perdiste el hilo de la escena o hasta de toda la película.

Cine

Nunca te escapas

Pero también está el que viene con su grupo de amigos, generalmente son adolescentes y se la pasan gritando, bromeando y riendo en los momentos menos apropiados. No quiero sonar amargada pero es bastante desagradable.

Nunca han salido solos y lo demuestran ¬¬

 Pero la neta sin importar cuán molesto sea, siempre regresas. Con el novio, las amigas o hasta tu familia. Así que por favor si entras en este grupo de gente molesta en el cine, evita sentarte a mi lado Porque ya me cansé de ser amable 😉

Anuncios

Un comentario en “Vamos al cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s