Las mujeres no siempre somos unas damas

El baño, ese espacio con el que todos mantenemos una relación Amor-Odio.
Un día lo amas por la privacidad total que otorga (sólo tú y tu caca diría un universitario vulgar que conozco) y al otro día te toca entrar al baño azul del Zócalo y sólo quieres salir de allí cuanto antes.

Pero esta experiencia es doblemente horrible si eres mujer

Si eres hombre sólo imagina tener que sentarte en una silla mojada, con peligro de caer al precipicio o hacer pierna durante 20 minutos en la famosa y enigmática posición del aguilita, que la neta no se por qué se llama así, yo en la pinche vida he visto un águila en esa postura.
Lo peor es cuando el baño es pequeño, estúpidamente pequeño y cuando aplicas la aguilita, te acercas peligrosamente a la puerta (en caso de que la haya) donde la señorita anterior ya dejó parte de su ser.

Además los chicos piensan que como se trata de un baño de mujeres, habrá limpieza, pulcritud y aroma a rosas… pues hombres, les voy revelar el secreto mejor guardado de la humanidad… El baño de mujeres, hablo específicamente de los públicos, son una porquería, alguna vez una conocida mía (gracias al cielo no fui yo) encontró una Saba pegada en el techo.

141916_gd

Pero hay cosas peores que eso, como no encontrar donde colgar tu bolsa o la maldita fila que no avanza y tu casi miándote. Te dan ganas de sacar a la que sea de las greñas y ocupar su lugar y cuando finalmente entras… no hay papel.

Pero en este punto debo confesar oootro secretito de chicas, hay un fenómeno que nos ocurre a todas en algún momento (algunas toda la vida): Te anda del baño, pero crees que llegas bien al baño, pero entre más te acercas, esas ganas incrementan exponencialmente y justo antes de abrir la puerta ya sientes que se te sale… Es un fenómeno común y generalmente es falsa alarma, las viejitas lo usan de pretexto para que les cedas tu lugar en la fila.

Podría continuar con el confesionario, seguirme como gorda en tobogán dando detalles sucios del tema, pero tengo que ir al baño y como regla general nunca llevo el celular.

Anuncios

3 comentarios en “Las mujeres no siempre somos unas damas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s