Dormir fuera de casa y no morir en el intento

Como en todo, hay niveles y hasta la basura se separa.

Si algo he aprendido en esta vida es que si sales, ya sea de vacaciones o a echar pata debes destinar una buena partida del presupuesto al hotel. Y es que nunca sabes que te vas a encontrar, desde plagas itinerantes, parejas escandalosas, precios engañosos y hasta delincuenciaDe esto va la entrada, piensa bien antes de elegir, porque el dicho de mi abuelita “Una mala noche como quiera se pasa” no es más que una manera de que te calmes y  amachines, porque estas a punto de vivir un verdadero infierno.

Cuando sales con tus papás, todo se resuelve porque ellos solucionan lo que sale mal, pero cuando estas solo no es más que tu culpa.
Primero checa el precio, algunos hoteles dicen: HABITACION PLUS ULTRA *Desde $599.99 y cuando te registras descubres que la promoción es del mes pasado o que sólo aplica domingo de ramos después de las 11 de la noche, es una mentira y los dueños aprovechan que ya estás hasta con tus maletitas en el lobby para no soltarte hasta que pidas la habitación de $1200.00 que por supuesto rebasa tu presupuesto.
Pregunta a los lugareños por un lugar que se acomode a tus posibilidades o a tu cartera, un hotel seguro y céntrico, porque luego lo que ahorras en el hospedaje te lo chutas en el taxi y eso es como “cuidar los centavos y tirar los billetes”.

Revisa antes de pedir o pagar la habitación: pide que te muestren el cuarto (obvio antes de meter tus  maletas) porque luego dicen una cosa y cuando entras hay un reino fungi en el techo o apesta a cigarro, así tendrás chance de decirle al dueño que mejor no, que vas a “seguir viendo” o que “a la vuelta regresas”, como en el tianguis, puede dar pena pero esto es la diferencia entre dormir toda la noche o turnarte para vigilar que las cucarachas no te acompañen en el viaje de regreso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Antes de dormir busca al monstruo debajo de la cama, pero busca a conciencia: mueve los muebles, separa las cobijas, revisa el colchón y el baño, no vaya a ser el diablo y despiertas con un hormiguero en tu maleta o algún insecto local en tu nariz (ni hablar de orificios… la oreja o la boca, digo).
Confía en tu intuición, si ves unos mariguanos (sin ofender a nadie, es con cariño) afuera o de plano esta muy pedorro mejor busca otro más decente, no lo tomes a la ligera porque nunca sabes que pueda suceder, la seguridad es lo primero y nunca estás exento de la delincuencia o los pleitos.

Si de casualidad te despiertan unos alaridos tipo película XXX, felicítalos por su energía (sobre todo si es en la madrugada, a esa hora sólo algunos valientes tienen pila) y tómalo a la ligera, es parte de la aventura. Y no es un fenómeno característico de la actualidad, para muestra un clic, página131-133.

Y

Anuncios

Un comentario en “Dormir fuera de casa y no morir en el intento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s