Entre cemita y China Poblana

México es famoso por sus atracciones turísticas, que si las cascadas, sus playas, la comida, las zonas arqueológicas, en fin hay para todos los gustos. En esta ocasión vamos a explorar un pedacito de la cuarta ciudad más importante del país: PUEBLA.20150402_153955

Desde la Ciudad de México y con el congestionamiento vial característico de la Semana Santa, puedes tardar hasta cuatro horas  en llegar a la Central de Autobuses de Puebla (CAPU), de ahí puedes abordar un camión que te deje en el Zócalo o si lo prefieres, un taxi, caminando sí te tardas un rato y si no conoces pues peor, así que mejor haz caso ;).

Ya estando allí que comience el disfrute: puedes hacer el recorrido por los puntos más emblemáticos de la ciudad en un camión tipo tranvía o turibús, comer en los restaurantes que se encuentran alrededor del Zócalo o explorar los mercados de artesanías y comida cercanos al centro, pero échale ganitas y camina, porque todo está a unas calles de distancia.

Lo que abundan son iglesias, puedes visitarlas TODAS  en una misma caminata pues están esparcidas por todo el centro y basta que cruces una calle para que encuentres otra, ya antes había escuchado comentarios de que para donde voltearas había iglesias y capillas, pues cuando visitas el centro, sabes que es cierto. Todas ellas tienen una historia interesante, pues en su mayoría fueron construidas en la época colonial.

En cuanto a la comida, (a lo que nos ocupa) las Cemitas (de carnitas, si te es posible), churros, mole poblano, café local, chocolate, agua de frutas frescas, nieve de frutas, enmoladas  son la especialidad, el queso es delicioso, así que disfruta y deja que la dieta siga esperando.

Si no te convence ningún establecimiento del Zócalo puedes explorar las calles aledañas y encontrarás un sinfín de variedades gastronómicas, bebidas exóticas y frutas raras que cosechan y preparan allí.

Además de las artesanías, los poblanos tienen un lugar dedicado a las antigüedades, hay calles completas con bazares o tiendas de objetos antiguos, si no deseas comprar nada puedes echarle un ojo y maravillarte con sus artículos, es como un gran museo.

Por otro lado, puedes encontrar talleres donde diseñan y preparan la talavera, tan característica del lugar. Algunos hasta te permiten entrar a ver el proceso de elaboración.

A menos que no te guste el ambiente de pueblito, la caminata y curiosear, esta ciudad es perfecta para disfrutar sus aromas, colores y sabores, observar a su gente y dejarte consentir. Las calles ofrecen muchos espectáculos, desde un grupo de niños y ancianos cantar, hasta el olor a chile o chocolate.

Si no lo conoces, no te lo puedes perder, y si ya has ido, tienes que reencontrarte con PueblaContigo mismo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s